Camille Mandoki + Concepción Huerta: imaginación onírica y caótica

Las composiciones de Camille Mandoki y Concepción Huerta tienen mucho en común. Nos llevan por ríos caudalosos de la memoria, paisajes etéreos que en su calma guardan una tensión latente. Por separado, ambas artistas crean sonidos propicios para navegar en aguas salobres, vibrantes y a menudo oníricas. Basta con escuchar el álbum de debut de Camille, We Used To Talk For Hours (Static, 2016), para advertir que se trata de un canto al vacío lleno de momentos en donde la imaginación surrealista tiene un espacio constante. Por su parte,  a través de sus investigaciones sonoras con cintas, Concepción siempre nos evoca zonas oscuras, incluso aterradoras de la imaginación. No es difícil relacionar sus piezas como sonorizaciones de un filme de David Lynch: un automóvil avanzando nocturnamente por un territorio desolado, un ruido extraño rompe en el páramo…

Camille y Concepción se han reunido en un ensamble ambicioso (no por ello menos íntimo) en El Imperial (Álvaro Obregón 293, Roma Norte). La idea es que ambos proyectos confluyan separadamente y después se unan en torno a algunas piezas de Camille reelaboradas e intervenidas con la colaboración de Mariana Azcárate, Sofia Ortiz, Lucía Uribe y Gibrana Cervantes. La cita es el 24 de agosto a las 21:00 horas. A propósito de esta presentación, hablamos con Camille y Concepción.

 

Camille Mandoki_Ensamble_1

¿Cuál es el sonido (naturaleza, música, voz, ruidos) que más te gusta recordar y por qué?

Camille Mandoki: Hay muchos y depende mucho del momento. Ahora mismo traigo muy presentes sonidos de agua corriendo, pero más que agua natural, sonidos de regadera, agua en el baño chocando con metal y voz, palabras.

¿A qué se debe tu interés por el uso de cintas y grabadoras?

Concepción Huerta: Hace como seis años era el formato que usaba para grabar sonido en las calles y mis propias grabaciones de instrumentos como piano, voces y objetos (porque era al que podía acceder), luego las digitalizaba y editaba. Me gusta mucho la textura de la cinta en los sonidos, le da una dimensión distinta, como si estuviera sucio con el gis , una calidad lo fi y da muchas variaciones al sonido.

Concepción Huerta_Ensamble

En We Used To Talk For Hours se privilegia el susurro, la atmósfera y una aparente apacibilidad. ¿A qué responde esa elección?

CM: No creo que haya sido una elección muy consciente. Supongo que estaba buscando muchos ambientes en ese disco, envolverme, perderme.

Tus creaciones muchas veces rozan lo siniestro a través de atmósferas oscuras, ruidosas e indeterminadas. ¿Qué sensaciones buscas como autora al registrar estos sonidos?

CH: Soy una gran admiradora del cine y el trabajo del diseño sonoro que se hace para el cine. Evidentemente, tengo una inclinación hacia el cine de terror y horror jajaja. Me gusta provocar sensaciones con el sonido, generar una linea narrativa, donde en ciertos momentos se dan intenciones con el sonido por ejemplo: generar tensión y expectativa. Aunque también creo que mi trabajo ha ido evolucionando, ya que últimamente he insertado más elementos, como piano y voz que han cambiado un poco el matiz, pero en esencia sigo en la búsqueda para generar mi identidad sonora.

«Fast is real» particularmente me parece una pieza hermosa, tan celestial que causa un poco de horror. ¿En qué estabas pensando cuando la compusiste?

CM: La canción trata de un momento en el que tenía, ciertamente, miedo. Estaba tratando de aceptar el miedo, de tomar un paso hacia adelante, pero no podía dejar de voltear a ver atrás.

 

¿Cuál es la palabra que dices más frecuentemente?

CH: Eso no se puede decir en una entrevista. jajaj (maldiciones), aunque dice mi roomie que siempre empiezo una frase: como que esto… como qué siento… como que quiero una cerveza.

¿Usualmente qué te pone de buen humor?

CH: Me pone de buenas el ceviche, el gin tonic, escuchar, la amistad, la honestidad y el amor (soy una cursi) jajaja una cursi que maldice mucho.

La voz es el instrumento más personal: con ella podemos sacar el alma de una forma directa y sin intervenciones. ¿Qué representa para ti expresarte vocalmente y a la vez usar filtros, herramientas de producción y tecnologías?

CM: Para mí, sacar el alma de una forma directa y sin intervenciones es un trabajo de mucha dedicación y cantar puede ser un vehículo pero no está dado que me lleve ahí. Usar la voz no me lleva a este estado automáticamente. Ni la producción. Pero es a través de estas cosas (entre otras) que exploro y juego.

Actualmente se habla de una intensificación de las propuestas electrónicas y arte sonoro en México. ¿Qué opinas al respecto? ¿Hay alguna propuesta local que te interese?

CH: Pues creo que existen muchos medios y herramientas a las que tenemos acceso para desarrollarnos y experimentar. Vivimos en una época donde podemos trabajar con nuestros propios recursos. Claro que hay propuestas que me interesan en el arte sonoro; que en lo personal me gusta mas el trabajo de varios artistas que se enfocan el sonido con relación a la ciencia y bioacústica que llevan años de investigación y una dedicación invaluable. En las propuestas electrónicas sí tengo una inclinación por lo emergente y en los proyectos que tienen un manejo del sonido mas arriesgado y una búsqueda de lo propio, porque luego escuchas cada copia de la copia de la copia, que bueno…. se siente indefinido y como copia pues…no se siente algo ahí.

¿Qué tanto hay de improvisación en tu proceso creativo?

CM: Siempre hay algo de improvisación de alguna forma u otra, pero con un punto de partida claro. Si no hay suficiente espacio para crear en el momento, para mí es aburrido, pero si hay demasiado espacio, significa que no tengo claro mi objetivo y también es aburrido.

Ha habido un puñado de trabajos (discos, sobre todo) que buscan recopilar la historia del ruido, el noise y la música experimental en México, sin embargo, aún siguen siendo necesaria la búsqueda documental sobre propuestas, artistas, etc. ¿Puedes decirnos un poco sobre tu trabajo de documentación?

CH: Tengo un largo periodo haciendo registro y documentación de distintas disciplinas. En lo personal, lo mas valioso que he aprendido con todo esto es la forma en que te aproximas a lo que estás observando y sucediendo. El año pasado decidimos junto con Nancy Molina hacer un documental sobre los artistas que han dedicado su vida al trabajo con el sonido: músicos experimentales, ruidistas, etc. Va lento, pero ahí seguimos.

WE3A3882

Los ensayos para la presentación de este 24 de agosto han sido muy especiales, me ha comentado Concepción. ¿Qué retos implica llevar tu espectáculo a El Imperial?

CM: Ahorita mi cabeza está en el trabajo. El reto es constante. En El Imperial o en cualquier otro lado, el reto siempre ha sido estar haciendo las cosas desde el lugar correcto, y soltar cuando llega el momento de hacerlo. Por que presentar algo, ya que ensayaste, ya que pusiste el trabajo, implica soltarlo. O al menos eso intento yo.

Concepción, ¿qué desafío implica tocar con Camille y el ensamble que presentarán?

CH: Para mí el reto estuvo desde el principio que Camile me invitó a colaborar en este proyecto. Al inicio, me mostró un texto en el que estaba trabajando y que seria la letra de sus canciones: me atrapó, me pareció muy honesto y fuerte; creí en ese momento que mi colaboración sería solamente visual, pero en el proceso de trabajar con Camille, Mariana (Azcárate), Sofia (Ortiz), Lucía (Uribe) y Gibrana (Cervantes), fui descubriendo que es un proyecto que se trabajará a largo plazo y que es mediante la exploración .

Todos los ejercicios que hicimos me evocaban al sonido y la forma en que yo podría proponer algo para enriquecerlo fue trabajar con las voces de todas las que estamos involucradas. Parte de los sonidos que utilizó Camille en su disco los procesé exclusivamente para el proyecto, y algunos sonidos que ya son parte de mi sonoridad y que funcionaban bien para momentos. Nada mas para terminar, realmente quiero decir que estoy muy feliz de esta colaboración y de la forma en que hemos estado trabajando, mucho compartir y explorar.

¿Qué puedes decirme del trabajo de Concepción Huerta?

CM: Concepción es una persona que fui conociendo de cerca este año, pero su trabajo ya lo conocía desde hace mucho. Antes de conocerla, ponía su soundcloud algunas noches y me generaba mucha memoria, mucha sensación. Desde que la escuché pensé que quería trabajar con ella por esto mismo. Es una persona llena de intuición bárbara, con una conexión enorme con su mundo interno, y estar con ella, así como escuchar lo que hace, así como ver sus trabajos visuales también, me llena el corazón.

Lo mismo va para las otras cuatro mujeres que presentarán con nosotras el 24: Sofía , Lucía, Mariana y Gibrana. Son cuatro mujeres que admiro y me conectan. Su trabajo lo admiré igualmente desde que lo conocí, y es por esto que he buscado trabajar con ellas. Cada una trae una energía que me conecta con algo muy interno, y al momento de colaborar, hay mutua admiración y confianza, lo cual permite una posibilidad ilimitada. El talento, la intuición y la memoria que trae cada una se impregna en el trabajo y mi trabajo de “dirección” no ha sido más que guiar un ambiente y una confianza para que cada una pueda expresarse como ella sabe.

WE3A3490