Relaciones edípicas y dependencias: Zeus, de Miguel Calderón

Por Luis Manuel Rivera

Joel parece tener muy claras sus prioridades en la vida. Su halcón y su madre son los elementos que lo mantienen ocupado, el primero por afición y el segundo por dependencia. Practica la cetrería con el mismo ahínco que su madre lo hace con la medicina, sin embargo le es imposible lidiar con ambas cosas de manera paralela. Las líneas perpendiculares entorpecen permanentemente su relación con ella y al mismo tiempo le trazan una zona de seguridad.

Aunque existe un antecedente de Miguel Calderón en el cine tras la aparición de su obra en la de Wes Anderson, es ahora cuando dirige su primer película fuera de los muros del arte multidisciplinario, dentro de los que tan bien habituado y libre se le observa. Zeus, una cinta que define como un trabajo meramente narrativo y de ficción, es también el debut actoral de Daniel Saldaña París, un escritor mexicano que interpreta a Joel y que logra insertarse de manera convincente en el escenario que lo pone el director: una vida antisocial de clase media alta y comodidad.

Sobre Daniel, Calderón ha dicho, «el caso específico de Daniel Saldaña fue larguísimo. No lo conocía y encontrar ese personaje fue uno de los procesos más largos y más complejos. Hice casting a más de 200 personas, a quienes entrevisté con mucho detalle y fui aprendiendo mucho de ellos. Pero ya en la recta final por alguna razón varios de los que se quedaron eran poetas. Había una conexión entre el personaje y las personas que tenían un radar muy despierto en relación a su entorno. Una de las cosas que más me afectó fue leer los poemas de Daniel. Un día amanecí y me golpeó el hecho de que Daniel era quien tenia que interpretar a Joel. Lo que me impacta de él es que he visto la película un millón de veces y cuando lo veo en persona no veo al personaje de Joel, entonces para mí eso fue un gran acierto porque realmente se transformó».

El Roman Polanski de El cuchillo en el agua (Nóz w wodzie, 1962) supone ser uno de los motivadores de Calderón a la hora de emular la exploración de las relaciones entre los personajes de la película, lo que aparenta ser su principal objetivo. El sexual y la codependencia son los temas que apuntalan más alto y arrecian sobre el final de la cinta. El halcón funciona como vehículo que sugiere un perversión edípica y al mismo tiempo le sirve a Joel de escudo y arma.

Ilse aparece en Zeus como tercer elemento y principal desestabilizador emocional de Joel, y junto a un accidente que sufre su halcón, lo pone en terrenos donde tomar decisiones lo amenazarán y le llevarán a replantearse sus prioridades y necesidades en la vida, o quizá sólo lo obliguen a perder el equilibrio y ceder ante el miedo de cambiar demasiado el enfermizo pero a la vez firme círculo que le rodea. De cualquier manera no lo sabremos.

rtk-dia-2-8878