Respira y vuelve a navegar: una noche con Tungas

Por Yair Hernández
Fotos: Gibran Hernández

Es jueves por la noche y llueve en Lindavista. Seguramente también en el resto de la ciudad. Por suerte, el fastidio que supone transportarse con este clima no impidió que la cita siguiera en pie. Lo necesitan: están a días de dar por finalizada una etapa muy importante en su trayectoria cómo banda.

Tungas debe ensayar.

Minutos después de las 20 horas, Aldo (vocalista) llega al sitio de ensayo: la casa Golitah (por la marca de ropa) en la calle Pernambuco. Ya lo esperaban Javo (guitarrista), Lepo (guitarrista) y Conra (bajista) con sus respectivos instrumentos.

Faltan Negri (guitarrista) y Rojas «Una cosa que deben saber es que los Tungas siempre llegan tarde», dice Aldo.

Vamos perdiendo el corazón

El sábado 26 de abril de 2014 Tungas paso de ser una propuesta a convertirse en un referente dentro del panorama musical nacional enfocado al punk/punk rock.

Ese día el sexteto de amigos que en su pubertad patinaban con tangas en la cabeza por las calles de Lindavista presentó Vamos perdiendo el corazón, su primer disco de larga duración, en la Casa del Lago Juan José Arreola a las 14 horas.

A pesar del horario tempranero, el lleno fue total.

Vamos perdiendo el corazón es un disco con once pistas que en poco menos de 40 minutos aborda una gran variedad de temas sin dejar de lado el frenesí punk rock: desde el tema migratorio con «El Ferrocarril» hasta el enamoramiento en «Ilumina mi mundo».

También cuenta con la participación de otros artistas nacionales con trayectoria relevante, por ejemplo: Ihxel Pérez (Us Against the World) en «La estructura sigue intacta» y Eumir Urdiain (Bigspin) en «Los que creen saber».

Este material, además de brindar un nuevo abanico de canciones para corear y hacer slam, corroboró en un plano físico el momento en que se encontraba la banda: varias giras a cuestas, un Vive Latino, una base de fans ascendente, el reconocimiento y apoyo de parte de otros proyectos musicales de mayor envergadura, la solidez de su ejecución en vivo…. Tenían que validarlo con un disco.

Respira y vuelve a ensayar

Negri y Rojas tardaron media hora en llegar pero avisaron de su retraso por eso los reproches fueron mínimos. El resto de la banda ya tenía los amplificadores prendidos.

Antes de esta noche, Tungas tenía más de un mes sin ensayar. Después de su participación en una la gira de Circuito Indio que durante todo julio los llevo a recorrer el país, la banda tomó un breve receso.

Descansos que no son poco frecuentes y se ponen entre paréntesis porque, aunque Tungas no toque, no significa que sus integrantes dejan de hacer ruido, por ejemplo: Conra está en Dolores de huevos, Negri en Seguimos Perdiendo y Aldo en solitario cómo Andres Canalla.

Reunidos los seis dentro del cuarto de ensayo, comenzaron a repasar lo que significaba un final: la primera y más crucial parte de su set era el Vamos perdiendo el corazón de principio a fin, para poder decirle adiós.

Porque días después de este ensayo —el domingo 3 de septiembre— la banda despidió su primer disco en un evento en el Foro Bizarro.

Fue el cierre de un ciclo. Un evento necesario para que Tungas respire y vuelva a componer.

«Vamos a regresar, con más fuerzas. Con más canciones. Con la absoluta necesitad de entendernos y ser mejores humanos», anunciaron apenas en su página de Facebook.

Para siempre

Negri: A qué hora propones siguiente ensayo, güero, te vi así cómo disgustado
Rojas: Ya dijimos que a las 12, carnal.
Conrado: En la tarde.
N: Votaciones, votaciones.
C: Me gusta como a las 5, a las 4, está chido porque de ahí chupas….
N: Exacto, eso es lo chido del sábado en la tarde.
Aldo: 12 estaba más rico pero…
C: Entonces a las 12 chupas y ya a las 3 estás bien pendejo.
Lepo: Tú. Los que somos vergas sí aguantamos en la noche.
N: Bueno, ahí en WhatsApp vemos, en votaciones.
L: Ah, ya vas a empezar de puto.
Javo: ¿Quién vota que a las 12?
L: Así te da tiempo de irte a bañar chingón, y ya sales en la noche…
J: A mí me gustaría más temprano.
C: ¿Tú a qué hora quieres Aldo?
A: No sé, de todos modos va a venir a ensayar Ihxel el sábado aquí, antes o después.
N: Pregúntenle a ella, güey.
J: Entonces podría ser de 12 a 2.
A: A qué hora quieren ustedes los que no quieren a las 12
N: Ah, un 4.

Los Tungas siguen siendo esos que hace más de una década empezaron su historia musical bajo el nombre de Tropa Punk, idolatraban a Seguimos Perdiendo y llenaban de ollies las calles de la Gustavo A. Madero.

Sus conversaciones todavía tratan sobre chicas, modelos de guitarras, echar carrilla, el basket y la cerveza.

Lo único que ha cambiado es que ahora sus guitarras son mejores, sus amigos son los integrantes de las bandas que escuchaban de jóvenes y ya van por un segundo disco.