Vincent Moon: Lente sonoro

Por Luis Manuel Rivera

La idea preconcebida de un director de cine nos remite en automática referencia hacia quien goza de comandar actores, dar órdenes, trabajar guiones y acaso supervisar temas menores dentro de un rodaje, ya sea de nivel industria o autoral. El estereotipo viene acompañado de un estatus envidiable para muchos e incluso de una vida más frente a las cámaras que detrás de ellas.

Fiel a la fácil maniobra que requiere derribar esos prejuicios aparece en este contexto el francés Vincent Moon, quien es la mente fundamental de La Blogothèque, un canal y sitio web del mismo país que desde hace más de 6 años se encarga de producir videos musicales en vivo con bandas independientes y algunas cuantas que con el tiempo han alcanzado niveles de fama global, todos ellos con la encomienda principal de trazar la línea más corta posible entre público y artista, ello fundamentado en que el material es gratuito para ser visto por todo el mundo.

Lugares usuales, generalmente alejados del escenario que pone siempre una barrera entre el músico y su gente, cámaras andantes e inestables, texturas rupestres, colores pálidos y un sonido suficientemente sólido pero no digno de un sistema de múltiples canales surround postrado en la sala de algún amante del buen audio. La intimidad y la cercanía documental es lo que al parisino le inquieta no abandonar nunca cuando está filmando, tarea que le requiere no de mucho equipo pero sí de buena dosis de sensibilidad.

En su más cercano trabajo con marcas de alcance mundial ha dirigido el documental Changes in Rhythm para Coca Cola, sin embargo es apenas un ápice y tal vez una recompensa gracias a los cientos de videos que ha publicado durante su persistente interés por documentar el mundo sonoro, principalmente por medio del denominado Take Away Show. “Quita el espectáculo de la tarima y llévaselo a la gente” sería un hipotético eslogan para la submarca con la que la que La Blogotheque enlista esta serie de producciones, todas de distinta índole musical y algunas de ellas con millones de reproducciones.

Vincent Moon speaking at TEDGlobal 2014, South, Session 8 - Lenses, October 5-10, 2014, Rio de Janeiro, Brazil. Photo: James Duncan Davidson/TED

En octubre pasado, durante su ponencia en Brasil del ya afamado foro TED, Moon comienza con un cuestionamiento que él mismo se resuelve, <<¿Cómo podemos usar computadoras, cámaras y micrófonos para representar el mundo de la forma lo más alternativa posible?. Tal vez utilizando internet para crear una nueva forma de hacer cine>>. Esta declaración engloba de manera idónea la premisa que arrastra en su labor.

Valiéndose del esquema Do It Yourself se permite que las barreras sean realmente pocas más allá de los gastos que conlleva trasladarse a los terrenos que pretende explorar, generalmente <<lejos de la industria musical y del cliché>>, aclara.

Cuando las posibilidades para conseguir un ideal de lo que se pretende no alcanzan, ya sea por cuestiones económicas propias o porque no sintonizan con aquellos que sólo ven en la inversión un mero recurso de multiplicación exponencial, no queda más que adaptar una idea al alcance y por ello afirma, <<yo realmente creo que el cine puede ser una cosa muy simple>>, algo que en nuestros días para el grueso de la población sonaría descabellado a Vicent le ha traído adeptos y está convencido de que <<la forma en que mostremos este mundo va a cambiar la forma en que lo veamos>>.

Cree en la simpleza de las cosas como un medio de creación que lo ha llevado a un incesante camino, donde ha entendido que tiene que <<reaccionar al momento y saber lo que es importante filmar en el mismo>>, uno donde, bromea, <<mi abuelo es igual de cool que Beyonce>>.

vincent2

Dedicar demasiado tiempo a la preproducción es algo poco habitual para él, y es que si lo hiciera tal vez se habría perdido de oportunidades como la que se le presentó en 2007, pues con apenas su segundo disco recién editado y lejos de que fueran lo que hoy en día, tuvo el acierto de filmar a Arcade Fire interpretando Neon Bible y Wake Up -esta última la canción más emblemática de su carrera hasta ahora-, en lugares muy cerca de la Place de La Madeleine en París, donde si hoy en día se les viera a los canadienses, causarían tal revuelo que se haría imposible un rodaje con la naturalidad de entonces.

Ese tipo de materiales cobran con el tiempo una valía honorosa, quizá otros no tanto pero justo ahí radica el mérito de su trabajo, en la búsqueda constante, en la prueba y el relativo error.

Antes del auge que tienen actualmente trabajó con bandas como Vampire Weekend, Fleet Foxes, Phoenix, Grizzly Bear, The National, Mumford and Sons, The Kooks y varios más. Aunque en niveles ciertamente distantes uno del otro, la lista de artistas es de una extensión tal que sería absurdo enumerar aquí.

Es justo The National una de las agrupaciones con las que más cercana se ha hecho su relación: dirigió el documental A Skin, a Night y los ha filmado tanto en una sobremesa en el sur de Francia como en versiones en vivo de Baby We’ll Be Fine y Abel, además de que son de su autoría los videos oficiales de Daughters of the SoHo Riots y Lit Up.

vincent4

Con el tiempo la misma evolución de sus filmes le ha exigido voltear hacia otros ámbitos sonoros menos cercanos a lo que se entiende como una banda independiente, y obsesivo de la experimentación tanto visual como auditiva decidió emprender un proyecto que descubra lo que la gente escucha e interpreta en comunidades lejanas a la urbe tanto de Indonesia, Brasil y en la misma Europa, algo que ha denominado Petites Planètes. El punto más alto de dicho viaje está reflejado en el filme Esperando el Tsunami, donde documenta los sonidos de una Colombia actual a través de la música del dueto Lulacruza.

Dicho proyecto está inspirado en Petite Planète, en singular, una colección de 32 libros que uno de sus principales referentes, Chris Marker, escritor y director, coordinó con el objetivo de dejar impresas fotografía e información de distintos países desde una mirada que sólo quien se le atribuye la creación del documental subjetivo podría tener.

En efecto la traducción literal del título de ambos trabajos pudiera representar un reducido mundo o varios, lo experimental y la mayoría de los sonidos que registra Moon no suelen ser de exitoso mercadeo, sin embargo ha sabido extender su mirada por distintos puntos en el mundo con la posibilidad de que con el tiempo vaya siendo menos la distancia entre uno y otro. Reconocimiento de ello es su inclusión como cinefotógrafo en el documental All Tomorrow’s Parties dirigido por el estadounidense Jonathan Caouette.

El 30 de Julio de 2012, un día después de la muerte de Chris Marker, Moon escribió en su cuenta de twitter, «adieu chris marker. constant light and inspiration. director of the collection Petite Planete in the 50s. tristes». Una mezcla entre inglés y francés que bien representa la naturaleza del parisino, un tipo inestable y poco recto que más allá de buscar la perfección, tiene como objetivos ineludibles la diversidad y la profundidad.