Oneohtrix Point Never: Por una narrativa universal de nuestro tiempo

Por Adrián Ávila

Cuando Daniel Lopatin, mejor conocido como Oneohtrix Point Never, se presentó el año pasado en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, con su álbum R Plus Seven (2013) como parte del festival MUTEK, sentí que le había faltado algún acompañamiento a su presentación, pues apenas unos visuales como muchos otros artistas y su música no eran suficientes para un artista de su calidad, quien siempre sorprende con nuevos conceptos.

Pero con Garden of delete (2015), parece haber comprendido que su talento necesitaba expandirse más allá del sonido y lo visual. Garden of delete no es un simple álbum, sino una narrativa compleja que incluye letras, algo nunca visto en el trabajo de Lopatin, cuentas de Twitter de una banda hyper-grunge inventada, Kaoss Edge, y del héroe de su álbum, Ezra; asimismo, un blog de Kaoss Edge donde existen publicaciones desde 1994, y el mismo Lopatin afirma haber sido influenciado por esta banda.

Hace poco incluso surgió un video llamado «Sticky Drama-Prologue», creado por Jon Rafman y el mismo Lopatin donde se nos cuenta una historia llena de referencias a los años 80, con una mezcla de ambientes futuristas, aestética, y una serie de eventos sin aparente conexión que conforman parte de la historia del álbum. Es decir, Oneohtrix Point Never no sólo nos entrega un álbum lleno de midis, rompimientos de estructura y ambiente, sino la historia en derredor a ello.

onix2

El álbum fue anunciado en el blog de Ezra, el humanoide alienígeno que vive en perpetua pubertad. Las páginas de Internet, Twitter, todo ello conforma una complejidad casi al estilo del Ulysses (1922) de Joyce. Es decir parece una enciclopedia de la nostalgia con una proyección hacia el futuro. Harry Levin, en su libro James Joyce (1941) nos explica que lo que intentó hacer el autor irlandés en el Ulysses no fue narrar lo que le sucedía a los personajes, sino, a través del lenguaje hacer sentir lo que sentían los personajes al momento de experimentar el mundo. Y esto sucede en la narrativa musical del álbum.

Garden of delete es una síntesis de todo lo que había creado OPN hasta ahora, pero de una forma tal que se sobrepasa a sí mismo generando una narrativa universal. Las atmósferas nos hacen sentir algo, que, entrelazado a toda la narrativa generada por Lopatin, generan un grado de indeterminación tal que sólo podemos llenar con nuestra imaginación, no de forma subjetiva, sino guiada por la música y lo tanto que queramos involucrarnos en la obra.

Su «Intro» es una pieza extraña que ocasiona incertidumbre y miedo, sonidos entre lo orgánico y lo robótico, pero después nos introduce a un ambiente de armonías rotas, pero melódicas con “Ezra”. Incluso tiene una pieza de vaporwave, género que se le atribuye a Chuck Person, seudónimo de Lopatin, «ECCOJAMC1». Sin embargo su sencillo, y canción más al estilo pop, es «Sticky drama», pero después nos hunde a un abismo de terror con «SDFK».

onix

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=49EXKsu-jTs]

Para entender el álbum, muchas referencias existen en los blogs, por ejemplo en la página de Kaoss Edge, existe un link para un libro de Julia Kristeva, Power of horror (1982) en el cual se explica que el horror proviene del lugar donde el significado colapsa. Esto precisamente es lo que OPN intenta con Garden of delete, pues es tanta la información en torno al álbum que se cae en lo indeterminado y todo parece perder sentido, pero simplemente parece, porque no es un álbum encaminado al horror, pero entre las formas, la historia, lo conocido y la falta de sentido, se genera una tensión que mantiene atento al público.

«Mutant Standard» es una pieza donde se deja ver el amor de Lopatin por las estructuras en crescendo y el midi. Es una pieza progresiva, cuyos sonidos minimalistas, a la vez quebrados y distorsionados, no te sueltan en ningún momento. Una versión acelerada de su proyecto Memory vague. En «Child of Rage» se repite esta progresión, pero con una influencia de Rush con la introducción de las guitarras, lo cual incluso lo asemeja un poco al Daft Punk del Random Acces Memory (2013). Pero sin exagerar ni caer en lo pop por completo.

Porque Oneohtrix Point Never, a lo largo de su carrera se ha caracterizado por la sutileza que tiene para utilizar los elementos, es preciso sin caer en lo empalagoso. Se mueve entre la nostalgia y la ironía sin caer por completo en una u otra, lo mismo sucede con su música. «I Bite Through It», por ejemplo, nos presenta un ambiente tranquilo que se quiebra con un momento de rock industrial, pero está tan bien logrado que aunque es ruptura, no pierde la armonía. Algo que hace al final del álbum, «No Good».

Garden of delete es un álbum complejo, no sólo musicalmente, sino en su concepto, pero por lo mismo, creo que es muy pronto para sacar conclusiones respecto a todo su significado. Por algún tiempo dará motivos de discusión, pero si algo es cierto, es que estamos ante un mar de neblina, a la expectativa de ver qué descubrimos del genio de Lopatin.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=Be67Sb4S-ec]