Diseñar la anarquía: Entrevista con Oliver Ackermann, de A Place to Bury Strangers

Por Adrián Ávila / @nicolaiwebster

A Place to Bury Strangers es una banda que desde 2003 ha jugado con las posibilidades del ruido: ya sea mediante etiquetas como el shoegaze, el noise, el post punk, el rock espacial y todo aquello que se salga de aquello que llamamos orden, o bien, creando artefactos que permitan atrapar esa sensación de caos. Integrado por Oliver Ackermann en la guitarra y voz, Dion Lunadon en el bajo y Robi Gonzalez en la batería, el conjunto neoyorquino se ha posicionado en la escena underground de la música contemporánea. Su sonido evoca a bandas como Suicide, The Jesus and Mary Chain o My Bloody Valentine. Pero además de mantener viva esta escuela de sonidos desgarrados, distorsiones sucias y armonías violentas, A Place to Bury Strangers, también ha contribuido a la música en general con una propuesta inusual en el mundo del rock.

Previo a su presentación en el Festival Nrmal, a celebrarse el 12 de marzo en la Ciudad de México, charlamos con Oliver, quien habló sobre su papel en la escena musical como líder de la banda. Al preguntarle sobre la relevancia de su trabajo, señala: «Para mí es importante convertir las experiencias en algo real, dar a conocer al mundo un poco de toda la escena underground que nosotros experimentamos en Brooklyn». Porque ellos salieron de allí conociendo un sonido realmente salvaje, cambiante, que era influido por las reacciones del público. Tratar de reflejar además las experiencias internas de ello es una parte importante de la vida para Oliver.

a-place-to-bury-strangers

Partiendo de esto, le pregunté sobre su experiencia con agrupaciones nuevas, ya que, después de 13 años tocando, es interesante saber algunas de propuestas emergentes que les pueden gustar a bandas ya consolidadas, y aunque Oliver mencionó a The Ecstasy of Saint Teresa y Bad Trip, dejó claro que A Place to Bury Strangers «se dedica a escuchar los nuevos géneros que salen al mercado, a las bandas que apenas comienzan su carrera», porque ellos mismos «tratan de extender su acervo musical».

Desde su homónimo álbum debut de 2007 hasta Transfixiation de 2015, la banda ha evolucionado paulatinamente. El sonido se ha depurado, pero sin perder esa esencia de sus inicios. Es curioso encontrar que algo ruidoso, que intencionalmente debe sonar sucio, de repente parezca más maduro. Pero esto sucede. Sobre ello Oliver señala que en cada álbum tratan de tener una aproximación diferente a lo que ya han hecho. Con su última producción no sabía realmente lo que pasaba, intentó meter sonidos espaciales, algunos arreglos digitales y experimentó con el equipo nuevo. En sus palabras, el proceso de creación del álbum implicó dar un paso a su pasado, «trabajar con los nuevos elementos y las posibilidades que ofrecen, incluso utilizándolos en el escenario mismo». Sobre su siguiente disco, aún tienen muchas ideas que no saben realmente hacia dónde van.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=PkyYAECAzHA]

Tener el ruido (literalmente) a tus pies

La inspiración no simplemente viene de la música, sino de otros medios artísticos. Por ello, vivir en Nueva York es algo importante para Oliver. La ciudad les ofrece tanto cine, como literatura, pintura y algunos otros espectáculos importantes para incitarlos a realizar algo nuevo a pesar de que no siempre tengan el tiempo para disfrutarlos. Sin embargo, como una red estructurada, los movimientos artísticos en Nueva York se complementan unos a otros. Oliver considera esto importante debido a que a través de sus creaciones, ellos pueden influenciar a otros artistas y ser influidos al mismo tiempo. «Compartir buenos sentimientos porque tienes influencias en tu vida todo el tiempo», como dice el líder de A Place to Bury Strangers.

Para nadie es un secreto que Oliver es el arquitecto del sonido que ha llevado a la banda a ser considerada por medios como The New York Times o Brainwashed entre otros como «la más ruidosa de Nueva York». Para lograr esto, fue necesario experimentar con distorsiones, saturaciones, amplificadores y demás efectos de sonido de diversos pedales que han pasado por sus pies para después ser modificados. Electric Mistress de Electro-Harmonix. Boss Chorus. Flangers MXR. Sin embargo,  no hay nada comparado a los sonidos creados por uno mismo. Oliver estudió Diseño Industrial en la Rhode Island School of Design, profesión que ha complementado con la de su quehacer musical a través de la compañía de pedales de guitarra que fundó: Death by Audio. Según el guitarrista, todo comenzó cuando en determinado momento se dio cuenta de que había recolectado demasiado equipo, por lo cual se puso a desmontarlo para investigar cómo funcionaba. Tomaba partes de las guitarras para ver cómo podían modificarse o ser utilizadas junto a otras partes. «¿Qué podía usar?, ¿qué podía cambiar?, ¿qué resultados darían?» Estas preguntas llenaron la curiosidad de Oliver, quien compara su labor con la de un pintor: «Mi trabajo es como el de los pintores. Ellos crean sus propios pinceles para trabajar. Yo hago mis pedales». En ese sentido, sus obras maestras son los pedales Total Sonic Anihilation y Armageddon.

Oliver ha diseñado pedales para bandas como U2, Nine Inch Nails y Wilco.

armageddon

El placer de ser telonero

A Place To Bury Strangers ha salido de gira con la ya mencionada banda de Trent Reznor, además de MGMT y Black Rebel Motorcycle Club. Ser telonero es una experiencia importante para ellos. Cuando preguntamos sobre lo que había aprendido de estas experiencias, Ackermann relata sus experiencias al respecto: «Algunas bandas te enseñan a organizar, de otras se aprende a cómo dar un espectáculo, aguantar, incluso tocar por horas para un público que pide más». Pero, sobre todo, para Oliver la mayor experiencia es ver la manera en que trabajan. Para el conjunto neoyorquino esto les permite darse cuenta de la importancia que tienen ellos mismos y su trabajo.

A Place to Bury Strangers se presenta el 12 de marzo en el Nrmal, en la Ciudad de México. Oliver se muestra emocionado por encender al público mexicano y prometió dar «un show de locos». Sin exagerar, se trata de uno de los actos imperdibles del festival. Es una banda que vale mucho la pena porque mantiene viva la escena underground. Recomendable para sacar todo el estrés interno y sentirse vigoroso.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=D7iG_s4PJM8]

FN-POSTER-J-700x1020