Abismo Próximo: Acercamientos, reflexiones y experimentos en torno al vacío postdigital

Por Luis Clériga

Hace no tanto tiempo veíamos el Internet como algo utópico, una red que interconectaba a todo el mundo de forma instantánea, libre, gratuitamente. Pero como todo, tiene etapas y cambios, pasa su periodo de maduración, proliferación y ahora vivimos un momento de extraña centralización monopólica o duopólica, data mining, un crecimiento exponencial y cada vez menos aleatorio.

Claro que se mantienen algunas de estas cualidades positivas de la red, pero también la alteración de su naturaleza neutral y cronológica con algoritmos curados ha cambiado mucho en las plataformas de nuestros días. Estamos ante una década de posible involución en ese sentido. Y es que si bien el internet podría ser alusivo a otros fenómenos de la humanidad: usar la ciencia para el bien común, o para intereses particulares… Es similar al comportamiento de otros ámbitos «offline». Parece que se está perdiendo ese balance.

Desde el punto de vista humano y artístico, es interesante revisar el planteamiento. Mucho de esto se ha vuelto inerte, la tecnología ha crecido excesivamente y en el tiempo reciente pasamos cada vez maś tiempo frente a los teléfonos pero mucho menos haciendo contacto humano. La cellista Aimée Theriot, rodeada de música experimental pero con acercamientos a procesos electrónicos, y el artista generativo Eduardo H. Obieta, programador e intersector entre disciplinas como la arquitectura, diseño e interactividad digital, más cercano al arte visual, parecen tenerlo claro: hay que cuestionarlo.

Es así que, lo que iniciara aparentemente como un dueto musical o proyecto de arte sonoro, se volvería un proyecto colaborativo que implica la reflexión colectiva mediante la tecnología. Aimée y Eduardo (EHO) han desarrollado el proyecto Abismo Próximo, mismo que recaba información del público con ondas neurales y sensores de movimiento o corpóreos, los cuales se procesan y emplean para generar tanto una instalación multicanal como una intervención artística y exposición a partir de ellos, que justamente plantea este cuestionamiento; y además al final comparte varios de los datos recolectados en código abierto.

Es interesante encontrar un proyecto que lleva las inquietudes artísticas más allá del plano estético, del resultado de lo evocador que hay en lo contemplativo, a un abierto cuestionamiento del entorno, a veces vacío, postdigital de nuestros días.

Aquí una plática con ambos para conocer más de este proyecto:

abismoproximo05

Aunque claro que hay un terreno en común, ambos vienen de contextos bastante diferentes: tomando en cuenta que Aimée es instrumentista contemporánea y experimental; mientras que EHO, es completamente digital y del universo de la programación. ¿Podrían contarnos cómo se conocieron?

Aimée Theriot: Nos conocimos durante el año en el que yo tuve la beca de jóvenes creadores en 2015. Durante este tiempo yo estaba trabajando en un proyecto que requería de intervención tecnológica y programación, para esto yo inicié tomando clases con Jaime Lobato en Semimuticas y después de esto fui invitada a participar en el Laboratorio en Artes y Nuevas Tecnologías de la UNAM.

Este era un espacio en donde artistas, científicos y programadores se unían para desarrollar proyectos creativos. Aquí tuve la suerte de toparme con Eduardo, a quien le conté sobre mi proyecto y enseguida se apuntó para asesorarme, durante ese año desarrollamos una linda amistad basada en la colaboración y la investigación artística que ha perdurado hasta ahora.

Eduardo H Obieta: Para el 2015, ya había trabajado con algunas piezas en el ámbito de biometría con diversos tipos de sensores. De igual manera, al ser invitado por Jaime Lobato a participar en el laboratorio, conocí a Aimée y su trabajo; desde ese momento hemos venido desarrollando ideas y nos hemos apoyado en distintos proyectos. Por lo que ahora surge esta nueva propuesta para llevar un proyecto a fin en conjunto.

abismo01

En el caso de Aimée se percibe el trabajo y búsqueda procesos más electrónicos, no únicamente acústicos o que se complementen. ¿Puedes contarnos más de esa búsqueda?

Aimée: Desde hace un par de años, inicié un proceso de expansión en cuanto a los medios en donde desarrollo mi trabajo. Me ha interesado iniciar este proceso porque tengo muchas ideas y muchas inquietudes que a veces no pueden ser expresadas únicamente a través de la música o del sonido. Me interesa presentar mi trabajo en formatos interactivos, instalaciones y procesos digitales, por lo cual iniciar ésta búsqueda a partir de la tecnología ha sido muy gratificante. Además, he conocido personas increíbles con muchas ganas de compartir conocimientos y de colaborar.

Por el lado de EHO, sucede algo similar. ¿El tiempo reciente te da inquietudes de algo que no sólo vaya tras fines visuales o estéticos, sino un puente hacia otras reflexiones? ¿Viene de más atrás una idea así?

Eduardo: Si, las inquietudes me llevan constantemente a explorar diversas áreas, generalmente fuera de mi zona de conocimiento. He experimentado con la percepción del espacio, apoyado de medios audiovisuales, siempre procurando compartir ideas, momentos y sensaciones; mi trabajo tiene vertientes físicas, digitales, sonoras y visuales. En su mayoría, procesos en tiempo real en donde la pieza vive tan solo unos minutos.

Sabemos que esta colaboración empezó una especie de dueto con procesos muy interesantes, para ahora volverse una dinámica colectiva. La vez que los vimos en vivo, parecía ser algo enfocado en el sonido, la meditación y efectos en tiempo real. Pero ahora, el proyecto tiene la premisa de involucrar más a espectadores y a terceros. ¿Pueden platicarnos del punto de partida e inicio de cuándo empezaron a trabajar en esto? ¿Surgió la necesidad de llevar el proyecto más allá?

Aimée: Sí, la idea viene de las discusiones que hemos tenido sobre la manera en la que la tecnología, en especial el internet, las redes sociales y los dispositivos móviles, pueden convertirse en algo que nos aleja entre nosotros. A partir de esta premisa, pensamos en hacer un proyecto que hiciera lo contrario, que uniera a personas que no se conocen en un determinado tiempo y espacio para crear una pieza a partir de las reacciones de su cuerpo mientras se observan y se conocen por primera vez.

Eduardo: La necesidad además, es apoyada de una gran curiosidad por conocer un poco de lo que el cuerpo puede decir sin que uno lo perciba, y mientras eso sucede, crear momentos únicos por y para los participantes.

abismoproximo04

Ustedes han mencionado que el proyecto de Abismo Próximo tiene un discurso detrás. ¿Podrían explicar un poco de esto, desde el nombre hasta el trasfondo?

Aimée: El proyecto se llama Abismo Próximo porque sabemos que existe un abismo que nos separa de las personas, incluso de las que más conocemos y las que más nos conocen. Nuestra idea es representar este Abismo y ponerlo en cuestión, uniendo a dos personas desconocidas en determinado tiempo y espacio con el pretexto de generar una pieza audiovisual a partir de las respuestas de sus cuerpos a estos encuentros.

Eduardo: Percibimos una dualidad en lo que las redes nos ofrecen, proximidad con gente en todo el mundo y a su vez el abismo y vacío que existe en dichas relaciones sociales. Por otro lado, en la calle, escuela y/o trabajo, un mar de gente puede estar cerca de uno y a pesar de la proximidad, existir nuevamente un abismo entre todos que nos impide un re-conocimiento.

Se ha mencionado que el proyecto busca pronunciar cuestionamientos respecto a la vida postdigital y las relaciones humanas. ¿Podrían ahondar un poco más en cuanto a esto?

Eduardo: No me gustaría detallar mucho sobre lo que sucederá en la pieza, pero creo que podemos visualizar un momento de introspección, en la que los participantes perciben su cuerpo a través de respuestas visuales y sonoras, posteriormente perciben lo colectivo, para finalizar con una reflexión en común y frente a frente con otro participante.

Aimée: La premisa es simple, nuestro interés es crear un espacio en donde el anonimato que prevalece en las redes y en el internet se rompa por un pequeño momento. La idea es usar ciertas herramientas que nos permite usar la tecnología, y usarlas para generar un momento de encuentro de los participantes con la otredad, con una persona desconocida.

Por el lado de la realización, quizá el público aún no relaciona los elementos técnicos o tecnológicos que usan y los resultados. ¿Hay algún requisito específico para ser parte del proyecto? ¿Ha sido sorpresivo o atípica la reacción de los que han entrado en contacto con este proceso?

Eduardo: No hay requisitos extraordinarios para la participación, solo ser mayor de edad y hacer su registro en el sitio www.abismo.cc/ en la sección “Citas”.

En cuanto a quienes han estado en contacto con el proceso creativo, han estado super intrigados con participar y experimentar la pieza por sí mismos, a tal grado que espero cubrir sus expectativas en ambas fases finales del proyecto, es decir, tanto en la colaboración con los participantes, como en la exposición de resultados.

Aimée: El único requisito es generar una cita en nuestra página de internet y estar en la Ciudad de México ese día para poder asistir a la instalación. Ahí los participantes se sentarán en parejas, les conectaremos diversos sensores biométricos y correrá la pieza durante 15 minutos con los datos que se generen de ese encuentro.

abismo02

¿Cómo es la labor de implicar a espectadores, provoca procesos y resultados más aleatorios? ¿Lo harían con personas fuera de contexto o sólo con los que se registran en la página de Abismo?

Eduardo: El involucrar a espectadores le da un resultado único, dado que nosotros solo diseñamos las reglas con las que la pieza vivirá; las decisiones serán tomadas de manera no consciente por los participantes. Dado que en un par de fechas habrá evento en el Espectro Electromagnético, pensamos que sería interesante también contar con esas participaciones extras, con gente que no sabe acerca del proyecto.

Aimée: Sí, la idea es que cada pareja tenga una experiencia única al asistir a la instalación. La pieza está diseñada para responder a diversos estímulos de los participantes y así hacer la pieza más personal. En esta primera fase del proyecto únicamente participarán las personas que se registren en la página.

¿Ustedes dedicarán tiempo a analizar lo que sucede con estas visitas terceras? ¿Cómo se relaciona la parte técnica y filosófica del proyecto con lo que sucede con ellos?

Eduardo: Al finalizar el registro y colaboración de los participantes, se analizarán los datos obtenidos por los sensores, serán miles de datos que presentarán en la expo en Casa Galería. Esto terminará en una comparación de lo que sucede en cada etapa de la expo con las ideas que planteamos, el análisis de estos datos arrojarán una versión que desconocemos al momento, del cómo la interacción entre desconocidos y la fluidez de la pieza impacta sobre ellos mientras se reconocen, manipulan y conocen al copartícipe.

Por último, es interesante que algunos de los datos recolectados al usar sensores con los partícipes, sean compartidos vía open source. ¿Qué tipo de datos son los que se compartirán? ¿Dan información más numérica o también termina en fines estéticos?

Eduardo: Una de las características que quisimos mantener con este proyecto es el compartir, no sólo la experiencia de los participantes, sino compartir desde sus entrañas, es decir, se puede bajar del repositorio en https://github.com/laadeho/abismo todo el proyecto, página web, diseño sonoro, visual, electrónica, etc. Deseamos que esta experiencia no solo sea para foto o video, si algo de nuestro proceso de investigación ayuda a otros, mucho mejor.

Se compartirá además un resultado a nivel de visualización de datos, donde gráficamente haremos resumen de los estados de ánimo, respuesta de los espectadores ante los diversos impulsos que proveemos, entre otras sorpresas.

Finalmente, se expondrán los resultados en una presentación en el Espectro Electromagnético. ¿Consideran que será una puesta fuera de lo convencional? ¿Qué es lo que más les intriga o llama la atención de todo el experimento?

Eduardo: En lo personal, el concepto del espacio, el audio envolvente en 4 canales y el visual creado; haciendo paréntesis como co-creador de la pieza, lo percibo muy interesante, me agrada pensar en lo que la gente pueda sentir y disfrutar con la mezcla de tantos procesos y tiempo invertido, la sensación final será a mi parecer placentera con un tanto intriga.

Los resultados se expondrán en Casa Galería del 22 al 31 de Agosto.

Aimée: Creo que la parte que me resulta más interesante del proyecto es el hecho de requerir de la acción de los participantes, es decir, invitar a la gente a salir del anonimato y compartir un momento con un completo extraño, me interesa mucho esta parte humana y relacional del proyecto, ¿Cuántas personas participarán? ¿Qué tipo de experiencias se generarán a partir de eso? ¿Tendremos muchos desertores? ¿Lograremos crear un espacio de encuentro con la otredad?

Son algunas de las preguntas que tengo y que no sabré hasta que la instalación esté en marcha. En general todo el proceso de la pieza ha sido experimental, en muchos niveles. Por ejemplo, técnicamente ha sido un reto para Eduardo y para mí, aprender a usar herramientas que tal vez nunca habíamos usado, convertir datos en sonidos, generar resultados estéticos a partir de esto, ha sido un reto y seguimos aprendiendo. Pero también es un experimento social, porque no todo está bajo nuestro control y el resultado de la pieza dependerá mucho de qué tanto se involucre el público con ella.

Y sí, como dice Eduardo, la primera parte del proyecto, la instalación, estará en el Espectro Electromagnético. Los resultados los presentaremos en Casa Galería del 22 al 31 de Agosto. Esta segunda etapa consistirá sólo de exponer el registro, ya no habrán interacciones con la instalación.