«Una sociedad que censura lo femenino no sólo es estúpida, está condenada»: Apollonia Saintclair

Por Andrea Mireille 

Sólo hay un antídoto real a la angustia engendrada en la humanidad
por la consciencia de la muerte inevitable: el goce erótico.
Gilles Néret. Erotica universalis.

Todos conocen a Apollonia Saintclair aunque no lo sepan. Su inconfundible universo erótico ha recorrido toda la web, fascinando y excitando por igual a quien se adentra en él. A pesar de que su trabajo es inconfundible, su creadora es un auténtico misterio: un tiempo se especuló que se trataba de un hombre, o de un conjunto de artistas firmando bajo su enigmático nombre, cuyo origen también es desconocido y nunca ha intentado aclarar.

Lo único que se sabe es que se trata de una mujer que vive en alguna parte de Europa, nadie conoce su rostro, ni su voz; mientras la gente vive obsesionada porque todos vean sus selfies, conozcan sus caras y sepan detalladamente cada una de sus alegrías y miserias, Apollonia ha decidido separar su vida privada de la pública, pues considera la privacidad como «el lujo último».

Apollonia4

Su primer libro Ink is my Blood, Volume One es una experiencia a gran formato de lo que considera sus mejores obras, que son como el placer mismo: crudas, sin estructura, salvajes, alocadas. En esos trazos blanco y negro las mujeres se masturban y cogen sin inhibiciones; engullen vergas que apuntan al cielo duras y calientes; gozan con el frenético vaivén en su interior. Se entregan y se deleitan con otras mujeres, además de cebras, osos, gorilas, pulpos, minotauros, lobos, con el mismísimo Anubis. No es extraño que sus seguidoras más entusiastas sean mujeres: su obra es emblema de libertad, nos recuerda que no somos esas criaturas siempre necesitadas de ternura y compromiso para rendirse a los placeres del cuerpo. Todo en esos trazos blanco y negro es placer, sus creaciones son un festín que estimula la mente que, endurece y humedece los genitales. Despierta a la bestia que habita entre las piernas.

A menudo consideradas como una trivialidad, o sobreexplotadas de burdas maneras, nuestras pulsiones han sido satanizadas, reprimidas, domesticadas. Apollonia Saintclair nos devuelve a nuestra animalidad, su electrizante erotismo muestra el sexo y la exploración del placer como lo que realmente son: una de las experiencias más trascendentales e intensas del ser humano.

Platicamos con ella sobre eso, sobre su obra, el placer, el sexo, la libertad y la censura.

apolloniac12

 Primero que nada, ¿por qué Apollonia Saintclair?

¿Por qué no? Siempre existe una historia detrás del nombre, igual que con el nombre de una montaña. Pero, al final no importa. Mi nombre es lo que menos importa, es sólo una marca para que otros sepan quién es el autor de los dibujos, que es lo único que cuenta.

¿Cuál es tu visión sobre la sexualidad, el placer y el arte?

Esa es una gran pregunta, con múltiples colaterales… el arte tiene la poderosa ventaja de operar inicialmente, en el reinado del simbolismo y la fantasía. Esto permite que el arte sea más sensible a los cambios y se adelante al tiempo en que se produce; el arte es la cristalización de nuestros sueños y nuestras pesadillas. Creo que, estamos avanzando, lentamente y con gran vacilación, hacia un mundo donde el derecho a tener una sexualidad que corresponda verdaderamente a las necesidades individuales de cada persona será considerado tan fundamental como el derecho a la alimentación o el derecho a la educación. Un derecho individual que no esté regulado por la moralidad de la clase dominante, sino sólo por el marco legal estrictamente necesario para la protección de cada individuo. En otras palabras, todo el mundo debería ser básicamente libre de elegir la sexualidad que más le convenga, desde poca o nula ninguna sexualidad hasta los fetiches más delirantes, siempre que esta libertad no cause daño a los demás.

apolloniac13

¿Tu inspiración viene de tus propios deseos y experiencias, o cómo es tú proceso creativo?

Para mí, un dibujo hermoso es uno que pone una buena historia en un marco gráfico poderoso. No tengo una receta. Algunos de mis dibujos partieron de una imagen que parecía prometedora desde un punto de vista estético, mientras que otros visualizan temas cuya vibración me interesa. Las influencias que provienen de la literatura o la música son más bien responsables de una cierta atmósfera, un estado de ánimo que anima la creación. Nunca sé a dónde me llevará un dibujo cuando empiezo, pero trato de hacerlo con la mayor congruencia posible. Uso mis entrañas como guía, como una brújula.

En tus ilustraciones vemos a las mujeres arriba, dominando la situación, reclamando su placer, ¿fue esa tu intención desde el principio?

Siendo muy honesta, no tenía ninguna intención al principio… contar historias con mujeres tan poderosas como los hombres me parecieron interesantes porque simplemente no había muchas así. Tuve una epifanía viendo la película Bound de las hermanas Wachowsky; nos dicen una historia ya contada mil veces: un joven mafioso roba un paquete de dinero y huye con su novia de los jefes, pero el hecho de que las mujeres desempeñen papeles «masculinos» en un mundo tan machista como el de la mafia hace que la historia parezca completamente nueva. Entonces me di cuenta de lo mucho que el aspecto cultural, desde la creación hasta la distribución, está bajo el control masculino. Más allá del tema de la justicia social, es un enorme desperdicio de recursos. No porque las mujeres sean mejores que los hombres, sino simplemente porque el talento se distribuye independientemente del género. Una sociedad que se priva a sí misma de la mitad de su potencial no es sólo injusta, es estúpida y está condenada —tarde o temprano— a la decadencia.

Me resistí mucho tiempo a integrarme a Instagram, sin embargo, he encontrado arte increíble ahí; muchas de las piezas más sexuales, sucias y salvajes son hechas por mujeres. ¿Cuál ha sido tu experiencia ahí y en otras redes?

Las redes sociales han cambiado la situación, porque, por primera vez, los individuos y las minorías tienen la oportunidad de ser visibles para un gran número de personas, exclusivamente por su talento, no por la clase o la raza a la que pertenecen. No es coincidencia que las mujeres hayan comenzado a expresar sus fantasías y hayan encontrado una enorme audiencia.

apolloniac8

 ¿Cómo ha sido tu experiencia con la censura?

Desafortunadamente la censura existe y se ha incrementado. Mis perfiles de Facebook, Instagram e incluso de Behance, que se supone es una red profesional para creadores, han sido eliminadas muchas veces pese a que establezco que mis trabajos son NSFW (no apropiados para el trabajo). Tumblr es más sutil: mi perfil aún existe, pero ha desaparecido de los motores de búsqueda. Personalmente, apoyo los filtros que protegen a menores, pero no puedo creer que hoy en día aún no sea posible crearlos sin afectar la libertad de expresión. La censura es eso, un intento de recuperar el control sobre los medios y la libre expresión.

Yeats dijo: «Sexo y muerte son las únicas cosas que pueden interesar a una mente seria». Vemos mucho a ambos en tu trabajo, ¿qué significa esta unión para ti?

El sexo y la muerte están entre las cosas que nos hacen sentir realmente vivos. En mi opinión estos son los temas que permiten una estética real del paroxismo. El momento que prefiero en un juego de ajedrez es el anuncio de jaque mate. El rey está muerto, potencialmente, no hay nada que hacer, nada que eliminar y nada que añadir. Todo está predispuesto. Es un equilibrio perfecto. Una obra de arte exitosa es exactamente eso: una trampa colocada en un lugar neurálgico, las mandíbulas abiertas. Esta es mi impresión cuando escucho a Bach o leo un cuento de Borges: el creador ha predispuesto un mecanismo genial que, a pesar de los siglos de distancia, se acerca a mi alma.

Has explorado todo tipo de expresiones sexuales: tentacle porn, bondage, exhibicionismo, tríos. ¿Que más te gustaría retratar, qué veremos en el futuro?

No lo sé, sólo me dejo llevar por la inspiración. No es que necesariamente esté intentando crear un catálogo sexual… ni siquiera estoy segura de si continuaré dibujando exclusivamente temas eróticos. Lo único que busco es crear imágenes que detengan tu vista, que atraigan tu atención y que te impulsen a mirar profundamente dentro de ti.

¿Tienes planes de explorar otros formatos como la novela gráfica o la animación?

Estoy preparando un proyecto con Erika Lust (directora sueca de porno feminista) que combinará acción real con escenas animadas. También estoy trabajando con un editor una serie de dibujos combinados con texto. Recientemente, estoy considerando la idea de ilustrar un cuento para niños escrito por un amigo.

apollonia5

Como sabemos, el placer es universal, ¿sabías que tienes admiradores en México, España o Perú?

Sí, lo sé, por decir lo menos, son muy agradables y leales. Hemos enviado muchas copias de mi primer libro, Ink is my Blood – Volume One a esos países.

Recientemente vimos que, supuestamente, la identidad de Banksy fue revelada. Ha habido especulaciones respecto a tu identidad. ¿Están tus seguidores y los medios interesados u obsesionados, en conocer quién está detrás de Apollonia Saintclair?

No mucho, creo que la mayoría sólo disfrutan mi arte, lo cual me parece bien: honestamente, ¿a quién le importa quién soy?

apolloniac1