El lento regreso hacia la rehabilitación: ‘Sísifos’, de Nicolás Gutiérrez Wenhammar y Santiago Mohar Volkow

POR JULIETA LUNA

 Un ensamble de imágenes que potencian la creatividad, desde la sutileza, mediante el intento de acercarse a un contexto social en el que se gestan procesos de rehabilitación, readaptación, y recreación.

Todo sucede dentro de un anexo autogestivo AA en el estado de Chiapas. Construido por los mismos habitantes de la zona, que al estar inmersos en situaciones de adicción alcohólica y demás drogas, deciden reunirse y crear este espacio donde ellos junto con sus experiencias buscan atender la necesidad de vivir con las herencias socio-cultural-afectivas. 

En Sísifos, de Nicolás Gutiérrez Wenhammar y Santiago Mohar Volkow resulta claro visibilizar cuáles son los ejes y el rigor con los que se ejecutan las actividades dentro del anexo, así como las dinámicas, que de forma espontánea se van creando, y cómo estas a su vez generan códigos propios del lenguaje entre las afectividades de sus propias historias con el espacio.

No es en vano el título del filme. 

Resulta ser una serie de metáforas a través de la imagen que muestra un diálogo entre la actualización del mito de Sísifo, la lectura de Camus y la singularidad de lo que se vive dentro del anexo.

Conforme va avanzando el filme, aquella intención se visibiliza y logra mostrar la sencillez requerida para poder dialogar y crear un nuevo lente para enfocar lo que creemos que está fuera de nosotros, se trata de ubicar estos puntos de encuentro entre distintos ámbitos que hacen posible sentir y percibir.

En el discurso fílmico se muestra la intención de hilar diversas realidades, realidades en las que si bien pudieran no ser evidentes a primera vista las adicciones y los vicios, los hábitos que generamos, nos llevan a un sin fin de actitudes y conductas que acarrean actos adictivos en nuestra cotidianidad. 

Al ser un tema que requiere un tratamiento ético, la forma en la que se maneja responde a la eticidad con la que fue creado el documental, pues sostiene secuencia tras secuencia la intención de los directores al filmarse. 

Durante la rueda de prensa uno de los directores, Santiago Mohar, nos compartió el cuidado que se tuvo para elegir el anexo. Existen más de treinta anexos en la zona donde se llevó a cabo el rodaje, cada uno con distintas formas de organización. Éste fue elegido por la nula intervención de instituciones, no hay apoyo médico profesional y porque no se recurre a métodos de tortura. Lo que hace posible un acercamiento distinto al que podría darse en cualquier otro anexo.

Ámbitos de la fe, de la disciplina, de la propia condición humana y de ellos contextualizados en la actualidad, son sin duda los caminos que logran entrelazarse entre las inquietudes de Santiago y Nicolás con la realidad de los anexos para desprender pensamientos respecto a la forma en la que es posible poetizar la vida visibilizando las potencias que brotan en la configuración de estos grupos.

SÍSIFOS. Directores: Nicolás Gutiérrez Wenhammar, Santiago Mohar Volkow 

Comparte este artículo: